DÍA 5: 3 DÍAS EN KLOTOK POR BORNEO

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 4,86 de 5)
Cargando…
Hoy toca hablar de los 3 días en Klotok por Borneo. La experiencia más auténtica de todo Indonesia. Tres días por un río atravesando selva y en contacto con los orangutanes de Kalimantan. ¡ No os lo perdáis !

Vuelo a Borneo

He encontrado un hueco para escribir, estoy en el aeropuerto Ahmad Yani de Semarang entre gente que viene y va buscando la puerta de embarque de su vuelo tras una nueva modificación del horario. Hemos entendido que esto es lo habitual aquí, así que la media hora de retraso programada para nuestro vuelo a Pangkalambun no nos parece tanto y mientras Rosa aprovecha un poco de Wifi para despedirse de su familia por unos días (nos embarcamos hacia Borneo, donde estaremos sin internet, electricidad ni agua caliente), yo dedico el tiempo a actualizar un poco el blog.

CONSEJO

Llevad siempre una chaqueta o jersey fino en la mochila, el aire acondicionado que ponen en los transportes o lugares públicos como los aeropuertos tiene una potencia congeladora.

De camino a Pangkalan Bun

Después de la media hora indicada, por fin llaman a embarcar a nuestro vuelo, en esta ocasión de la compañía Nam Air. Durante la cola, nos damos cuenta de que hay otros dos españoles y rápidamente nos ponemos a hablar como si nos conociésemos de toda la vida. Ellos son de Madrid y su ruta en Indonesia es un tanto diferente a la nuestra, pero parece que en los próximos tres días sí coincidiremos.
Sentados en el avión, la suerte nos puso en la fila de delante de ellos, intercambiamos rutas de lo que haremos los unos y los otros en Bali, nunca está de más completar los planes con las ideas de otros viajeros que tal vez hayamos pasado por alto. Tras cincuenta minutos de charla ya por fin avistamos la isla de Borneo. Desde lo alto vemos la jungla, el río que, creemos, surcaremos en unas horas así como un pequeño puerto donde ya se pueden ver las embarcaciones conocidas como Klotok. La verdad es que comenzamos a ilusionarnos, esta isla tiene un ambiente totalmente diferente desde el aire. Apenas hay casas, todo es verde, la jungla extensa y nuestra emoción por vivir en contacto con la naturaleza los próximos días hacen que tengamos unas ganas enormes de aterrizar. Por fin nuestro avión posa sus ruedas sobre la pista del aeropuerto Iskandar de Pangkalan Bun. Lo llamamos aeropuerto por darle un nombre oficial, pero se trata de un aeródromo diminuto cuya “terminal” es una choza típica de lugar tropical.
La zona de recogida de equipajes, es poco más grande que un buen salón. De la única cinta salen, además de maletas, todo tipo de objetos facturados y de entre ellos, uno nos llama principalmente la atención. Se trata de una gallina viva facturada en un cesto, ¡con su etiqueta de facturación y todo! Además, una de las cosas que más nos gusta de los aeropuertos indonesios, es que, antes de abandonar la terminal, hay operarios chequeando que la maleta que recoges se corresponde con el ticket que te entregaron al facturar. Pues bien, justo en el momento que íbamos a cruzar ese control, al de al lado le paran para que demuestre que esa gallina es suya… de locos.

Nuestra guía nos recibe en Pangkalan Bun

Cruzamos por fin el mini control y al otro lado del pasillo nos espera una mujer Indonesia con un cartel que pone “Welcome Juan” espero ser el único, porque sino mal vamos… Nosotros habíamos contratado el viaje en Klotok por Borneo con Dian, un guía que habíamos encontrado en algún foro de viajes. Nos sorprendió que no hubiera que hacer una reserva ni nada por el estilo, fotocopia del pasaporte y horario de los vuelos eso es todo. Así que, aunque no fuera Dean, al menos se había plantado alguien a recogernos.
Ya unos días antes del viaje, Rosa y yo vacilábamos con si vendría o no habría nadie esperándonos. Una de nuestras hipótesis es que aparecería un primo suyo porque, por lo que leímos de Dian, es uno de los guías más solicitados así que, contratándolo dos semanas antes y en temporada alta… nos parecía raro que tuviera hueco para nosotros. Én lugar de Dean vino Anna, una compañera suya de aspecto serio pero que poco a poco fuimos entendiéndonos. Nos da la sensación de que este viaje lo organizan grupos de familiares o amigos y los unos se pasan a los otros clientes antes que decir que tienen las fechas ocupadas. Anna nos dijo que Dian no había podido venir por una urgencia médica pero minutos antes nos estábamos whatsappeando con él así que me parece que esto es más habitual de lo que pensábamos… En cualquier caso, por nosotros no hay ningún problema, Anna es una chica muy agradable, y el precio de Dian es de los más económicos que obtuvimos al solicitar presupuesto.

Precio del viaje en Klotok

6.500.000 Rupias (390€ las dos personas)

Cuando buscamos guías para el viaje en Klotok, nos pidieron cantidades muy diversas. Desde 7.900.000 rupias (475€) hasta los 6.500.000 (390€) que pagamos finalmente. Por lo que hemos leído en internet, el precio está subiendo en los últimos años. Nosotros creemos que es algo normal, se trata de un viaje super exclusivo, una experiencia única que sin duda se lo recomendamos a cualquier amante de los viajes.

COMPARAD PRECIOS

Os recomendamos que comparéis precios de los diferentes guías de la zona. En blogs como losviajeros hay post dedicados en exclusividad a hablar de los guías. Nosotros fuimos mandando mails a varios y los precios variaban mucho así que os recomendamos que contactéis con más de uno.

¿Es caro ir en Klotok?

Seamos sinceros, el viaje en Klotok por Borneo puede ser uno de los gastos más importantes en nuestro viaje de 21 días por Indonesia pero merce la pena cada céntimo invertido en él. Además, no se puede pagar menos por tres días en los que está incluída toda la comida, dormir y cuatro personas a nuestro servicio. De verdad que es de las mejores experiencias de nuestra vida y os pedimos que no volváis de Indonesia sin pasar tres días a bordo del Klotok.

A bordo del Klotok

Después de subirnos en un taxi y llevarnos hasta el puerto que habíamos avistado desde el aire, nos dieron la bienvenida al Klotok. Nada más subirnos nos presentaron a la tripulación que viajaría con nosotros. Además de Anna, a bordo estarían el capitán del barco, su grumetillo (un chaval de unos trece años) y la cocinera que resultó ser la hermana del famoso Dian. La tripulación viaja abajo, en un espacio debajo de la cubierta donde tienen su cocina, el baño y la “sala de máquinas”. En cubierta hay espacio para un par de sillas desde las que contemplar las vistas en la proa, una cama a la que por la noche le ponen una mosquitera para paliar los ataques de los mosquitos, un lavabo pequeño y una mesa sobre la que reposaban unas cuantas bebidas de bienvenida. Después de las presentaciones oficiales y de enamorarnos de nuestro camarote, pequeño y rudimentario pero lleno de encanto; Anna nos pide amablemente que paguemos por adelantado. Nos explica que hay que pagar las entradas del Parque Tanjung Puting. Listos para zarpar, nos damos cuenta de que en el barco de al lado viajan nuestros amigos españoles. Nos despedimos y por fin ponemos rumbo a la aventura de la jungla.

¿Qué es un Klotok?

Los klotoks son embarcaciones pesqueras habilitadas para que viajeros como nosotros disfrutemos de su impresionante flora y fauna selvática. A bordo de cada Klotok viajan cuatro tripulantes, además de los viajeros. El guía, un cocinero, el capitán del barco y un grumetillo. El Klotok cuenta con todo lo indispensable pero sin ningún tipo de lujo. Un baño completamente rudimentario, una cama con mosquitera para protegernos de la gran cantidad de mosquitos nocturnos, una mesa para comer y un par de sillas para disfrutar de las vistas. Aquí os dejams algunas fotos del Klotok para que os podáis hacer una idea.

¿En qué consiste el viaje en Klotok?

El viaje en Klotok es una travesía de tres días por el parque nacional de Tanjung Puting en los que estás en contacto directo con la naturaleza. Dormir a la intemperie, relacionaros con sus gentes sencillas y el avistamiento de animales en su habitat natural hacen de esta experiencia algo inolvidable. El viaje parte desde el muelle de Pangkalan Bun y recorre tres campamentos de preservación del orangután de Kalimantán siendo Camp Leaky, el último y el más impresionante.

Zarpamos hacia Tanjung Puting

Llegaba la aventura, por fin nos adentrábamos en el interior del Parque Nacional Tanjung Puting.

¿Qué es Tanjung Puting?

Se trata de un parque nacional situado en Kalimantan (en indonesio) o Borneo para nosotros. Es una reserva natural en la que habitan los graciosísimos orangutanes y sin duda, para nosotros, una visita indispensable (no nos cansaremos de recomendároslo). Este parque, bañado por aguas, se recorre en Klotok.  No solo nos esperan los orangutanes, sino los monos narigudos, macacos, cocodrilos, insectos de todo tipo… en fin, toda clase de animales que habitan en esta espectacular jungla.

Arranca nuestro viaje en Klotok

Los barcos zarpan del muelle con cierta distancia y tiempo entre unos y otros así, durante el recorrido, no hay contacto con otras embarcaciones más que en las paradas que se realizan para avistar los orangutanes y las excursiones en tierra. Después de zarpar de una especie de bahía y antes de meternos río arriba, nos sirven el primer menú del viaje. Alucinamos con su cocina, la hermana de Dian sabe lo que se hace y nos prepara una copiosa comida compuesta, como no, de arroz, tofu frito, verduras y un impresionante pescado en salsa. La mejor bienvenida posible para Rosa y para mí que nos encanta comer. De postre nos sirvieron un fruto similiar a un erizo de colores que tras pelarlo se obtiene un fruto de sabor similar a la uva. Cuando terminamos nuestra comida comenzamos la entrada al Parque. Un enorme orangután nos da la bienvenida y el capitán nos acerca para que podamos tomar fotos del cartel. La verdad que los carteles de bienvenida suelen ser bastante feos. Yo no sé si por la emoción o por qué, pero este nos hizo especial ilusión. Durante el camino nos cruzamos con pescadores en pequeñas embarcaciones, diminutos pueblos de trescientos habitantes que viven en este entorno mágico y algún barco de trabajadores de la reserva que porta los plátanos que alimentan a nuestros amigos los orangutanes.

CUIDADO CON LOS MOSQUITOS

Como seguramente sabéis, en Borneo hay posibilidades de contraer la Malaria, así que tened mucho cuidado con los mosquitos y tomad todas las precauciones posibles. Nosotros no quisimos tomar el Malarone por los efectos secundarios, además, ya lo habíamos probado en nuestro viaje a Kenia y en esta ocasión decidimos no volver a hacerlo.

Lo que os recomendamos encarecidamente es que traigáis si o si Relec Extra Fuerte. Es TOTALMENTE IMPRESCINDIBLE, aunque hayáis decidido tomar las pastillas para la malaria. Nosotros llevamos dos botes y es la cantidad que recomendamos para dos personas. Nosotros nos echamos cada cuatro horas y no tuvimos ni una sola picadura de mosquito. Aquí os dejamos el enlace por si quréis comprar vuestro Relec extrafuerte.

Nuestro primer encontronazo con los orangutanes

Pasado un rato, Anna mete un grito a nuestro capitán, así que él detiene la marcha y se aparta a una rivera porque ha visto a lo lejos el primer Orangután que sale a darnos la bienvenida. Se trata de un orangután hembra que porta en sus hombros a su cría de unos dos meses de vida. ¡Todo un lujo para arrancar la experiencia! Se mueven tímidamente y no conseguimos interaccionar mucho con ellos así que pasados unos minutos continuamos la ruta, debemos darnos prisa porque a las 15.00h tenemos que visitar el primer campamento de la reserva de orangutanes de Borneo.

Primera parada: Tanjung Harapan

Por fin llegamos a la primera parada, donde el resto de Klotoks de la expedición nos esperan atracados para nuestra primera experiencia alimentando a los orangutanes. Se trata de Tanjung Harapan el primer campamento donde las protectoras de los orangutanes trabajan para pereservar esta asombrosa especie. Desembarcamos y entramos en una caseta que explica la actividad que realizan los encargados del parque. Sin duda una gran tarea. Tratan de preservar el hábitat natural del Orangután que en toda la isla de Borneo, ya sea en Malasia o en Indonesia se ve atacada por innumerables factores como la tala para producir aceite de palma, los incendios intencionados o la caza furtiva para ser vendidos como mascotas en el mercado negro.

UNA GRAN LABOR

Por todos estos motivos, el orangután se había visto amenzado mermando su población hasta en un  60%. Ahora, con el buen hacer de esta organización está nuevamente aumentando el número de orangutanes puesto que son rescatados, educados para volver a vivir en libertad y soltados para su reproducción. Así que ya sabéis, además de tener una experiencia única, si viajáis 3 días en Klotok por Borneo practicarés un turismo sostenible y beneficioso para la naturaleza.
Después de las explicaciones nos acercamos tras un paseo por la jungla al primer lugar de observación. Uno de los guías emite un fuerte sonido al que el orangután dominante responde con otro más impresionante. Poco a poco observamos como las ramas de los árboles empiezan a zarandearse, a agitarse y de tanto en tanto vemos un salto a lo lejos. Pasados unos minutos aparece el primer orangután, es una experiencia impresionante, para que engañarnos. El entorno, perfectamente cuidado para no alterar su hábitat, el sonido de la jungla y sus tímidos acercamientos al inicio hacen que Rosa irremediablemente rompa a llorar. Es uno de los momentos más deseados por ella en este viaje, al principio dudamos mucho de sí hacerlo o no porque en una agencia turística a la que nos acercamos para preguntar posibles rutas nos dijeron que no hiciéramos esta excursión que se tardaba mucho en llegar y que no merecía la pena. Ahora, habiendo vivido en primera persona la experiencia, no puedo estar más contento de haber decidido organizar nosotros mismos el viaje, como siempre nos ha gustado. Puede ser un viaje de novios atípicio sí, pero es el mejor viaje de la historia.

Una experiencia única

Nuestra relación con los orangutanes se extiende durante hora y media, es alucinante observar su comportamiento. No acuden en manada, sino que lo hacen individualmente, excepto las madres con sus crías. Llegan, cogen sus plátanos, los engullen, hacen algún gesto gracioso y huyen a toda velocidad en cuanto ven aparecer al macho dominante (no sin antes llevar las manos y boca llenas de plátanos que comer desde lo alto de una copa). Hay incluso alguno cabroncete que lanza las cáscaras sobre sus colegas. La verdad que es un encuentro divertido y emocionante. La madre junto con la cría es la única que se permite comer junto al dominante. No sabemos si será siempre así, pero al menos durante nuestro encuentro eso pasó. Es muy gracioso verles reaccionar, tan parecidos a nosotros, ver cómo la cría estira el brazo para coger un plátano sin soltarse de la madre… todo un espectáculo y cuando por fin están saciados comienzan a trepar y se pierden en la selva.

Continuamos el viaje en Klotok

Una vez terminamos nuestra primera vez con los orangutanes de Borneo, volvemos al Kotok. De camino, Anna nuestra guía, nos enseña unas plantas autóctonas de la selva con las que los locales a base de trenzado hacen bisutería muy bonita. Ya en el Klotok nos espera nuestra tripulación con unos paños húmedos para refrescarnos del calor intenso de la jungla. También nos tienen preparados un par de mazorcas de maíz y un refresco. El barco vuelve a zarpar pero cada vez que nuestra guía observa algún animal en la copa de los árboles, acercan la embarcación a la orilla para que podamos observarlos de cerca. Los primeros que salen a saludarnos son una pandilla de narigudos muy graciosos aunque con un poco pinta de cabrones. Saltan de líana en liana, se desparasitan los unos a los otros y nos ponemos nuevamente en marcha.
Pasamos cerca de algún otro poblado, de casas sobre el agua y avistamos algún que otro macaco. Después de un rato de navegación finalmente atracamos en un muelle. Nos han preguntado si queremos hacer un trecking nocturno para ver la jungla de noche y los animales que salen a lo que respondimos con un rotundo sí, quiero. Antes del trecking nos sirven la cena, nuevamente rica y enormemente abundante. Un poquito más de arroz, una carne que creemos que es de conejo, más verduras y tempura de berenjena. Todo delicioso, de postre un fruto mezcla de sandía y Kiwi, o así lo degusté yo.

Treking nocturno en Borneo

Nuestro guía nos dice que podemos ver guepardos, serpientes, todo tipo de insectos, tarántulas… Una aventura muy tranquilizadora. Nos acompaña nuestra guía, la cocinera y el capitán que se arma con un machete pequeñito por si las moscas. Ahora vamos mucho más seguros. Durante el camino de una hora de duración aproximada, nos guiamos con unas linternas frontales de cabeza. Os recomendamos que traigáis la vuestra de casa porque además de aquí la podréis usar en la excursión nocturna al templo de Borobudur y seguro que en montón de ocasiones más. Os dejamos la que compramos nosotros que para el precio que tiene es de una calidad excepcional.

Los insectos más grandes del mundo

A nuestro paso se cruzan varios animales, en su mayoría insectos como bichos palo, hormigas, arañas, pero todas ellas de tamaño descomunal. Parece que no somos los únicos que se están poniendo las botas en Borneo porque la verdad que nunca habíamos visto insectos de ese tamaño. Nuestra guía introduce un palo alargado en los orificios donde habitan los animales y de él salen al exterior, además de las hormigas, tarántulas gigantes. No tuvimos mucha suerte en ese aspecto y tan sólo pudimos ver una, pero la verdad que mereció la pena. En un momento, nuestra guía nos indica que en otras ocasiones hay más suerte y que se pueden encontrar guepardos, así que, menos mal que nuestro capitán va armado con su machete.

Primera noche en el Klotok

De vuelta al barco, la guía nos invita a descansar, es bastante pronto para la hora a la que estamos acostumbrados en España. Son las 20.30 pero la verdad que el día ha sido muy intenso por lo que no desestimamos su invitación. Nos preparan la cama muy amablemente y nos instalan la mosquitera. Nos metemos dentro de la cama con el ordenador para terminar éstas líneas y vemos como poco a poco, algún que otro mosquito ha logrado introducirse en nuestro habitáculo y colocarse a la luz del portátil.

CONSEJO

Por las noches, aunque la temperatura es agradable, suele refrescar un poquito. Nosotros para dormir a gusto compramos unos sacos de dormir de verano que estaban tirados de precio. Os los dejamos aquí por si os interesan, nosotros lo agradecimos mucho.

Nos quedamos en silencio. Tan sólo escuchamos el sonido de las teclas del portátil y los sonidos de la jungla. Intensísimas cigarras, chillidos de primates a lo lejos… naturaleza viva. Justo cuando miro cómo Rosa se queda dormida y decido que es hora de cerrar el post, algo salta sobre el techo de nuestro Klotok, da unos pasos sobre nuestras cabezas y vuelve a saltar hacia la jungla, donde se escucha el sonido de los arbustos zarandeándose. Al día siguiente confirmaríamos que se trataba de un macaco que decidió darse un paseo sobre nuestras cabezas. Por hoy era suficiente, primer día en la jungla superado.

SIGUE LEYENDO

DEJADNOS VUESTROS COMENTARIOS

Éste es nuestro quinto post sobre el viaje a Indonesia. De corazón esperamos que os sirva a organizar los vuestros. Si tenéis alguna sugerencia o comentario para mejorar dejádnoslo aquí abajo y os lo agradeceremos eternamente.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *